Política de cookies

Jaguar desea usar cookies propias y de terceros para almacenar información en su ordenador con la finalidad de mejorar la navegación por nuestra web, obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y enviarte información publicitaria de aquellos productos y servicios que pudieran ser de tu interés. Una de las cookies que utilizamos es esencial para el funcionamiento de determinadas secciones de la web y ya ha sido activada. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si lo deseas, puedes eliminar y bloquear todas las cookies de esta web, aunque de hacerlo es posible que algunos elementos no funcionen correctamente. Para más información sobre nuestra publicidad basada en la actividad online y las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulta la sección referente a nuestra política de cookies.

Aceptar

JAGUAR LAND ROVER TIENE LUZ VERDE PARA RESOLVER UN PROBLEMA DE HACE 150 AÑOS

La nueva tecnología de comunicación entre vehículo e infraestructura (V2X) de Jaguar Land Rover conecta los vehículos y los semáforos para que los conductores puedan evitar tener que detenerse por llegar a un semáforo en rojo. Además, ayuda a agilizar el tráfico en las ciudades.

Los primeros semáforos del mundo se instalaron hace exactamente 150 años a las afueras del Parlamento de Londres. Desde entonces, los conductores de todo el mundo han pasado miles de horas esperando a que la luz se ponga en verde. Sin embargo, con la última tecnología de Jaguar Land Rover, esta situación podría tener los días contados.

El sistema Green Light Optimal Speed Advisory (GLOSA) permite que los vehículos `hablen´ con los semáforos e informen al conductor de la velocidad a la que debe conducir a medida que se acerca a los cruces o las señales.

Los conductores ya no tendrán que acelerar para evitar los semáforos en rojo si se adopta de manera generalizada la tecnología V2X, que también mejorará la calidad del aire, ya que reducirá las aceleraciones o frenazos bruscos cerca de los semáforos. El objetivo es que la revolución V2X dé lugar a unas ciudades con tráfico fluido, menos retrasos y una disminución del estrés en los desplazamientos diarios.

Esta tecnología conectada se está probando en un Jaguar F-PACE como parte de un proyecto de investigación colaborativo de 20 millones de libras. Al igual que todos los vehículos actuales de Jaguar o Land Rover, el F-PACE ya cuenta con una gran variedad de sofisticados Sistemas Avanzados de Asistencia al Conductor (ADAS). Las pruebas de esta tecnología conectada mejoran las prestaciones actuales de ADAS mediante el aumento del campo visual del vehículo al conectarse con los demás vehículos y la infraestructura a través de Internet. Ahora se está probando esta tecnología, GLOSA, junto con otra serie de medidas, para disminuir el tiempo que pasan los conductores en atascos durante sus desplazamientos diarios.

Por ejemplo, la Advertencia de Colisión en Cruce (ICW) envía una alerta a los conductores si no es seguro avanzar en un cruce. La ICW informa a los conductores si se acercan vehículos por otras carreteras y puede sugerir el orden en el que deben avanzar los vehículos en una intersección.

Jaguar Land Rover también quiere acabar con el tiempo perdido en buscar aparcamiento al facilitar información en tiempo real a los conductores sobre las plazas disponibles. Del mismo modo, ha desarrollado la alerta Emergency Vehicle para avisar a los conductores cuando se acerque un camión de bomberos, un coche de policía o una ambulancia.

Esta tecnología avanzada se basa en los sistemas conectados ya disponibles en el Jaguar F-PACE, como el Control de Crucero Adaptativo.

Oriol Quintana Morales, Connected Technology Research Engineer de Jaguar Land Rover, ha declarado: "Esta innovadora tecnología reducirá drásticamente el tiempo perdido en los semáforos. Tiene el potencial necesario para revolucionar la conducción mediante la creación de ciudades seguras, con tráfico fluido y sin estrés en los desplazamientos diarios. La motivación de nuestra investigación es la posibilidad de lograr que los viajes del futuro sean más confortables y relajados para todos nuestros clientes".

Estas pruebas se engloban dentro de UK Autodrive, un proyecto de 20 millones de libras financiado por el Gobierno de Reino Unido que ha ayudado a acelerar el desarrollo de la futura tecnología conectada y la conducción autónoma de Jaguar Land Rover. Al mismo tiempo, ha reforzado la posición de la región de Midlands como núcleo de innovación en movilidad. El fabricante de automóviles más importante de Reino Unido, con sede en Coventry, trabaja en tecnología conectada como parte de su compromiso para lograr cero accidentes, cero atascos y cero emisiones. Esta tecnología conectará el vehículo con todo lo que lo rodea, lo cual permitirá un tráfico ininterrumpido y fluido que allanará el camino hacia los vehículos de conducción autónoma.

 

 

Más información, imágenes y vídeos de Jaguar Land Rover en www.media.jaguarlandrover.com/es-es